<< Y no sé cómo puedo sentir lo que siento, sabiendo lo que sé de ti...>> MEMORIAS DE IDHÚN I: LA RESISTENCIA

sábado, 18 de agosto de 2012

Not Alone - Capítulo 2

"Madrid"

  Miguel desvió su mirada de mis ojos y depositó un beso en mi frente. Puse los ojos en blanco soltando un suspiro. Ya volvía a comportarse como mi fuera mi hermano.
  Subí al coche y me abroche el cinturón. Melancólica, observé por la ventanilla trasera cómo mis amigos, todo mi pasado en realidad, se hacía más y más pequeño conforme el coche avanzaba.
  Tommy estaba jugando con la PSP y Jaime, absorto en su música; opté por imitarle. Pulsé el modo aleatorio de mi IPod y en mis oídos resonaron las primeras notas de I'll Be Okay de McFly. Bueno, pensé, al menos me levantará la moral. Después de tararear distraidamente los primeros versos recordé el sobre que Miguel me había entregado. ¿Qué habría ahí dentro? Viniendo de él podía ser cualquier cosa. La curiosidad me mataba, así que lo guardé en  mi bolso para evitar la tentación de abrirlo.
  El viaje en coche duró unas cuatro horas. La primera hora cada uno estuvo metido en sus pensamientos, pero pasado este tiempo de incómodo silencio, vimos una película los tres juntos. Cuando acabó creo que debí dormirme, porque lo sieguiente que recuerdo es el suave zarandeo de mi hermano y la voz de mi padre anunciando:
  - ¡Madrid, hemos llegado!
  Pasó media hora más hasta entrar en una localidad a las afueras de Madrid. Callejeamos un poco y dimos con nuestro bloque de pisos. Apoyé la cabeza en la ventanilla y observé con atención lo que iba a ser mi nuevo hogar. Justo antes de llegar a nuestra calle, había un gran parque infantil repleto de niños jugando y corriendo de un lado para otro. Mi primera impresión acerca de aquel sitio fue que sería un buen lugar para vivir.
Aparcamos lo más cerca del portal que pudimos y esperamos a que la furgoneta de Pablo hiciera lo mismo.  Algunas horas después habíamos colocado varias cosas esenciales e improvisado una comida. Es decir, habíamos pedido unas pizzas. El resto del día transcurrió entre cajas y más cajas.
  La tarde cayó antes de que nos diésemos cuenta y mamá nos permitió un descanso.
  Salí a la calle con el sobre de Miguel en una mano y mi IPod en la otra. El parque infantil que había visto por la mañana ahora estaba desierto. Faltaba poco para que oscureciera.
  Tomé asiento en uno de los columpios, balanceándome ligeramente. Sentía un cosquilleo en el estómago y no entendía bien por qué.
  Abrí el sobre. Lo primero que vi fue nuestra lista de canciones, fruto de largos años pegados a la radio. Sonreí ante aquel gesto. También había fotos, fotos nuestras. El día que fuimos a la feria y me ganó un oso de peluche gigante, (de hecho, en la foto se veía más al oso que a mí); la pasada Nochevieja cuando fuimos todos a la playa y nos bañamos en el agua helada; un día cualquiera, en casa de Miguel, viendo una película y comiendo pizza, haría como tres años... Estuve un buen rato recordando aquellos días con todos mis amigos. Al final, había una foto mucho más antigua que las demás. Era del día que nos conocimos. Yo ni siquiera lo recordaba. Era el primer día de guardería. Él llevaba un peto vaquero y una camiseta blanca. Su pelo aún era rubio platino y sus rizos completamente definidos. Mostraba una amplia sonrisa. Yo estaba a su lado, con un vestido de flores y sonriendo también. En mi pelo, dos coletas. En el reverso, estaba escrito: El mejor día de mi vida. PD.: gracias por compartir tus juguetes conmigo.
  Dios mío, pensé, ¿cómo es posible que se acuerde?
  Volví a meter las fotos, y saqué una carta que decía:
 
  Hola Alex. Esto que te voy a decir es complicado. Llevo mucho tiempo queriendo decírtelo, pero soy tan estúpido como para esperar a que te mudes para hacerlo.
  Te quiero. Estoy enamorado de ti. Llevo años estándolo, pero nunca veía la ocasión de decírtelo. Y cuando me decidía a hacerlo, tú venías corriendo a mi casa para contarme lo feliz que eras porque este o aquel chico te había sonreido en clase. Y yo me sentía tan mal... Cuando sucedió lo de Iván, pensé que por fin era mi oportunidad, pero tú gritaste delante de todos lo mucho que te horrorizaría besarme.
  Solo espero que no te enfades, y que me respondas.
  Solo trata de recordar todos los momentos que hemos pasado juntos, todos los que no están en estas fotos. Esperaré el tiempo que necesites.
  PD.: No importa lo que sientas, siempre seré tu mejor amigo.
  Te quiero,
               
- Miguel
*****
Siento no haber publicado antes, pensaba hacerlo antes de irme de vacaciones, pero me surgió un problema y al final no he podido hasta hoy. Espero que os guste y que os acordéis del primer capítulo :P 
Un beso,

Alex ;)

4 comentarios:

  1. Oooooooooooooooiiish :')
    Pobrecito, me da mucha pena que ahora ella esté lejos :(
    ¡Espero que ella le responda y no le haga esperar!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste!! Pronto sabremos lo que le responde...
      Un beso
      Alex ;)

      Eliminar
  2. hay, me da pena ese miguel :( pero toy con ganas d descubir eso de el tal iván... espero el proximo capitulo anisosaaa
    un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno para eso todavia hay que esperar un poco...
      Alex ;)

      Eliminar

Todos tenemos siempre algo que decir, déjanos tu opinión para que podamos mejorar...